Buscar
  • Nicole Sosenke

Hygge: lo más simple de las cosas


La filosofía Hygge tiene su origen en Dinamarca y se basa en encontrar la felicidad en las cosas simples de la vida. Se pronuncia algo similar a "hu-ga" y, aunque no tiene una traducción exacta, se puede definir como una profunda sensación de calma y bienestar.


Desde el año 2012, los países nórdicos han liderado el ranking de los países más felices del mundo y se cree que la respuesta está en esta filosofía. Debido al frío clima, los espacios interiores se han vuelto clave en la práctica del hygge siendo su diseño interior un factor fundamental.


Lo que se busca es crear espacios lo más acogedores y confortables posible con el objetivo de disfrutar de la felicidad que se esconde en las pequeñas cosas de la vida.

5 puntos para potenciar el hygge en tu hogar


El hygge tiene que ver con un sentimiento que se genera a partir de una experiencia. Para que el impacto sea positivo, es importante involucrar a todos los sentidos y ser consciente de cómo el entorno predispone determinados comportamientos. Por eso, te dejo 5 puntos para trabajar en tus espacios y potenciar el hygge en tu hogar.


1) Iluminación:

La luz juega un papel fundamental ya que permite generar diferentes atmósferas dentro de un mismo espacio. Se prioriza la entrada de luz natural por todos los beneficios que aporta a nuestra salud física y emocional. Para complementar, se utilizan luminarias con tonos suaves y tenues ubicadas en diferentes puntos dentro de la habitación. A su vez, el fuego aportado por velas o una estufa cobra un valor especial por crear una atmósfera cálida que induce a la charla y la confidencia.

2) Orden:

El desorden puede causar estrés, totalmente opuesto a la tranquilidad que se busca generar, En este caso, menos es más. Para eso, es importante contar en el espacio con los elementos necesarios y , a su vez, optar por soluciones de almacenamiento simples, como cestas de mimbre o metal e incluso muebles con doble funcionalidad que aporten orden y serenidad al espacio.

3) Colores:

Los colores influyen directamente en nuestro estado de ánimo. Por eso, es importante tener presente que todo lo que agregues a tu hogar debe contribuir a una atmósfera de paz y armonía, libre de estrés. Los colores claros y suaves como blanco, crema, beige, gris claro o tonos pastel son la base del estilo aportando a su vez luminosidad al espacio.

4) Naturaleza:

Conectar con la naturaleza es imprescindible. Por eso incorporar materiales naturales es una de las claves de este estilo. Principalmente se utiliza madera en pisos y mobiliario, fibras naturales en accesorios decorativos y plantas de diferentes tipos y tamaños. Lo importante es aportar diferentes materiales y texturas que contrasten y den carácter al espacio.

5) Imperfecto:

En este estilo nada tiene que ser nuevo y perfecto, por el contrario, se trata de reconocer y apreciar el valor emocional de los objetos reciclando o encontrando nuevos usos a viejos elementos. No es lo mismo una mesa nueva que reciclar la mesa que pertenecía a algún familiar.


¿Cómo poner en práctica este estilo de vida en tu día a día?


El hygge se encuentra en los pequeños placeres del día a día. Es todo aquello que por simple que parezca a ti te reconforta y te hace sentir bien. Para ello te recomiendo:


1) Tomate tu tiempo:

Baja tu ritmo de vida, hacé pequeñas pausas en tu día a día que te permitan apreciar y agradecer todo lo que te rodea.

2) Transforma tu espacio:

Crea un rincón personal que te permita disfrutar de un momento de tranquilidad a solas ya sea leyendo un libro, tomando una bebida caliente o simplemente descansando.

3) Vive el momento:

Deja de ser una persona multitarea y comienza a disfrutar de realizar solo una tarea a la vez. Esto te va a permitir estar presente en lo que estás realizando y disfrutar de cada detalle.

4) Cuida lo simple:

El hygge se encuentra en las cosas simples y naturales; en los momentos más que en las pertenecias. Ser capaz de reconocer cuando algo se vuelve rebuscado o entreverado es lo más importante para cuidar la simpleza de la vida.

5) Comparte

Invita a tus afectos a compartir un momento de calidad en tu hogar. Nada mas lindo que una rica comida, una película o un juego de mesa para disfrutar con familia y amigos.

Sin duda que el hygge es una filosofía que vale la pena tener presente. Lo más importante es ser capaz de encontrar la belleza y la felicidad en la simpleza de las cosas.


y para vos, ¿qué es lo simple de las cosas?



49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo