top of page
logo_primario_celeste_sin_fondo.png
  • Instagram
  • LinkedIn
  • Pinterest

¿Marie Kondo nos engañó?

Hace unos días se publicó un artículo en el diario Wahington Post donde la gurú del orden admite que ya no sigue su propio método y que tras la llegada de su tercer hijo su casa está desordenada.


“Mi casa está desordenada, pero la manera en la que gasto mi tiempo es la correcta para mí en esta etapa de mi vida”.

Esta confesión no es casualidad sino que la realiza luego de la publicación de su último libro: El método kurashi: cómo organizar tu espacio para crear tu estilo de vida ideal.


Marie Kondo Kurashi
Tapa libro Marie Kondo "Kurashi"

Más allá de eso, creo que el mensaje que transmite su cambio de perspectiva y su nueva forma de pensar sus espacios es lo realmente importante, y sobre esto reflexiono en este artículo.


¿Qué le pasó a Marie Kondo?


Lo primero que quiero destacar es que no es que se dio por vencida y ahora su casa es un caos. Totalmente alejado de ese pensamiento colectivo que enseguida apareció en la cabeza de muchos y generó tanto furor.


Cuando ella comenzó a crear su método, su realidad era otra: no tenía hijos y su tiempo estaba destinado a ella y su felicidad. Cada decisión que fue tomando tuvo como base esta realidad y le permitió generar diferentes rutinas que le facilitaron la vida y la convirtió en una con mayor fluidez y felicidad.


Durante muchos años le funcionó. Incluso siguió profundizando en el tema y generó un negocio que recorrió el mundo entero y transformó muchos hogares.


Entonces, si todo venía bien, ¿qué pasó? Lo mismo que nos pasa a todos:


a medida que nuestra vida va transitando, nuestras circunstancias cambian. Nuestras prioridades cambian. Nuestro enfoque cambia. Nuestros proyectos cambian. Nuestros espacios cambian. Nosotros cambiamos.

Y lo que se dio cuenta es que ese método ya no le estaba funcionando al 100% porque ella ya no es la misma. Ser mamá la cambió. Sus prioridades cambiaron. Sus espacios cambiaron. Su forma de vivir y ver la vida cambió.


Mirar hacia adentro


Mantener su casa ordenada y seguir al pie de la letra su propio método le estaba generando asiedad y ya no le transmitía la felicidad que antes le generaba.


"A veces, lleno mi agenda con tantas tareas que me siento agotada y abrumada por la ansiedad".

Lo que me parece importante descatar es que ella no se quedó insistiendo en algo que no estaba funcionando. Sino que en determinado momento lo aceptó y comenzó a reflexionar sobre lo verdaderamente importante en su vida y cómo organizar su tiempo para poder darle el lugar que le corresponde a cada cosa.


Marie Kondo dormitorio hijas
Marie Kondo con sus hijas

En su nuevo libro invita a los lectores a preguntarse qué es lo que realmente quieren poner en orden:


“Un bloqueo en un área concreta del proceso de organización siempre se corresponde con otro en un aspecto de la vida de la persona"

Resalta que organizar es un proceso más profundo y no puedo estar más de acuerdo. Porque cuando organizamos nuestra casa estamos decidiendo de qué forma queremos vivir y qué queremos experimentar.


Entiende que su método y sus estándares de organización no eran del todo realistas y propone un acercamiento menos estricto al poder de la organización en casa.


Este nuevo libro habla de su propia evolución donde resalta que lo importante es conectarnos con nosotros mismos para que cada uno encuentre su propio ritmo y sus propias rutinas que le den paz y le permita equilibrar diferentes áreas de su vida.


Aún si eso implica tener algunas partes de la casa desordenadas.

Entonces, ¿nos engañó o no?


No. Marie Kondo no engañó a nadie. Simplemente se animó a cuestionarse sus propios pensamientos para vivir en sintonía con ella misma.


Y eso es lo que más resalto.


Ella nos invita a pensar cómo queremos vivir nuestra vida y, a partir de ahí, empezar a organizar nuestros espacios.


"Ahora lo importante para mí es disfrutar del tiempo con mis hijos en casa".

Ella entendió que lo más importante en su vida en este momento son sus hijos. Por eso comenzó a crear rutinas que le permitan tenerlos en primer lugar. Lo interesante es que esas rutinas no incluyen solamente orden y organización sino que habla de la experiencia de habitar su hogar.


Marie Kondo, por ser quien es, logra visibilizar de forma masiva algo que vengo trabajando desde que comenzó la pandemia.


Nosotros no somos perfectos. Nuestra vida no es perfecta. Nuestras casas tampoco.


Por eso, cuando trabajo con mis clientes me es imprescindible acompañarlos a reconocer su propia individualidad, identificar qué están viviendo, elegir cómo quieren vivir y, recién ahi, comenzar a crear el diseño de su hogar.


Transformar nuestros espacios, para transformar nuestra vida. De eso se trata.


26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram
casa_celeste_edited.png

Copyright 2021 © Nicole Sosenke

bottom of page