top of page
logo_primario_celeste_sin_fondo.png
  • Instagram
  • LinkedIn
  • Pinterest

El súper poder de la intención en el diseño de tu hogar


¡Si! Así como lo leíste. La #intención bien aplicada durante el proceso de #diseñodeinteriores de cualquier espacio tiene un poder increíble que impacta y transforma directamente la vida de las personas.


Sé que parece mucho para una simple palabra pero lo he comprobado en carne propia y, más aún, con todos los clientes con quienes he trabajado a partir de la definición de una #intención el #diseño de sus espacios.


Eso si (y que quede claro): la #intención sin acción es lo mismo que la nada misma. Sin embargo, cuando logramos accionar desde la intención y materializar lo que queremos, ¡fuah!, es ahí donde ocurre la magia. Pero mejor, antes de que me siga emocionando, vamos desde el principio.


¿Qué es la #intención?


Hacer algo con intención significa que detrás de la acción hay una motivación que nos impulsa a llevarla a cabo. En otras palabras, podemos decir que la intención es el deseo que motiva una acción.


Hasta acá, nada nuevo.


Lo que pasa es que no todo lo que hacemos lo hacemos con intención. De hecho, muchas veces hacemos cosas "porque asi me enseñaron", "porque siempre se hicieron así" o "porque no vale la pena darle tantas vueltas al asunto".


Esto mismo ocurre con el diseño de nuestros espacios. Al no reconocer el impacto que tiene el entorno en nuestro comportamiento y nuestras emociones, solemos tomar decisiones desde la razón, sin una intención específica y con el simple deseo de que quede funcional y bonita.


Seguramente te estés preguntando, ¿y qué tiene de malo esto? Pues nada. Solamente te estás perdiendo la oportunidad de descubrir el poder que tienen tus espacios en tu vida y cómo, a partir de su transformación, podés tranformarte a vos misma.


¿Cómo nos relacionamos con nuestro entorno?


Generalmente, cuando hablamos del entorno de una persona solemos pensar en las personas con quienes se rodea e interactúa. No cabe duda que hay personas que influyen directamente en nuestra vida e impactan el nuestro desarrollo personal como lo son nuestros padres, hermanos, maestros, amigos, entre otros.


Sin embargo, el ambiente en donde desarrollamos nuestra vida también forma parte de nuestro entorno porque es a partir de su composición que podemos estimular determinados comportamientos y realizar determinadas actividades.


Un ejemplo de esto es el método de enseñanza #Montessori que centra gran parte de su desarrollo en el ambiente preparado. Lo que busca es estimular la independencia y autonomía del niño y para ello crea ambientes amplios, abiertos, ordenados, simples, donde cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo del niño.


Algo importante a destacar es que nuestra forma de aprendizaje más primitiva es experimental. Es decir, es a partir de nuestro cuerpo y nuestros sentidos que vamos descubriendo el mundo que nos rodea y vamos aprendiendo a relacionarnos con él.


Nuestro entorno cambia nosotros y nosotros cambiamos con nuestro entorno.

Este aprendizaje dura toda la vida y, cuando somos conscientes de esto, podemos hacer que nuestros ambientes nos acompañen a transitar un duelo, a nuestro crecimiento profesional, a formar nuestra familia, por ejemplo. Todo va a depender de lo que estemos transitando en ese momento y cómo queremos vivirlo.


¿Cómo definir una #intención para el #diseño de un espacio?


La intención de un espacio debe responder las siguientes preguntas:

  • ¿para qué está este espacio en mi vida?

  • ¿qué va a aportar a mi vida?

  • ¿cómo quiero vivirlo?

  • ¿cómo me quiero sentir allí?


Es importante que pensemos las respuestas más allá del uso que le vamos a dar porque lo que buscamos es utilizar ese espacio para nuestro crecimiento personal y, para eso, la conexión con él debe ser más emocional que racional.


Cuando realicé mi espacio de trabajo en casa, mi intención no era solamente tener un escritorio donde trabajar. Lo que estaba buscando era tener un espacio de amor, de conexión conmigo misma, donde poder desarrollar mi creatividad y disfrutar de lo que estaba haciendo.


Pensar el diseño de mi espacio de trabajo desde esta perspectiva me ayudó a explorar y desarrollar mi creatividad. La propuesta de diseño tenía que estar íntimamente relacionada con lo que efectivamente estaba buscando.


Es decir, ¿qué significa tener un espacio de amor? ¿cómo puedo darme amor en mi espacio de trabajo? ¿qué significa conectar conmigo? ¿cómo puedo conectarme conmigo misma a través del espacio? ¿de qué forma puedo desarrollar mi creatividad? ¿cómo puedo disfrutar de mi momento de trabajo?


Cada decisión en el diseño de mi espacio debía responder a mi intención. Desde la elección de colores, materiales, hasta elementos decorativos. Cada cosa tiene su razón de ser en mi espacio y colabora para que cada vez que esté allí pueda vivenciar la intención con la que fue creado.



Mi espacio de trabajo

¿Cuál es el súperpoder de la #intención en el diseño de tu #hogar?


Cuando diseñamos un hogar con intención, no se trata solo de estética, sino de crear un vínculo con el ambiente que nutra nuestro bienestar emocional y físico.

Algunos aspectos clave a tener en cuenta:


  1. Claridad de Propósito: Antes de comenzar el proceso de diseño, es fundamental reflexionar sobre el propósito de cada área de tu hogar. ¿Qué deseas lograr en cada espacio? Ya sea crear un ambiente relajante en el dormitorio o fomentar la creatividad en el espacio de trabajo, la claridad de propósito guiará tus decisiones de diseño.

  2. Reflejo de Valores Personales: El diseño intencional permite incorporar elementos que reflejen tus valores personales. Desde la elección de colores y materiales hasta la disposición de los muebles, cada detalle puede comunicar y reforzar tus principios y creencias.

  3. Fomentar Hábitos Positivos: Al alinear el diseño con tus metas y hábitos deseados, tu hogar se convierte en un aliado para tu crecimiento personal. Esto podría incluir áreas específicas destinadas a la meditación, el ejercicio o la creatividad, facilitando la incorporación de hábitos positivos en tu vida diaria.

  4. Generación de Energía Positiva: La intención en el diseño no solo se trata de cómo se ve un espacio, sino también de cómo se siente. Al crear un ambiente que respalda emocionalmente tus objetivos, se genera una energía positiva que contribuye a tu bienestar general.

  5. Conexión con el Entorno: La intención en el diseño no solo se limita al interior de tu hogar, sino que también puede extenderse a la conexión con el entorno exterior. La creación de espacios al aire libre que reflejen tus valores y propósitos puede fortalecer aún más esa conexión con la naturaleza y el mundo que te rodea.


¿Por dónde empezar?


Si llegaste hasta acá y te estás preguntando cómo hacer para empezar a pensar tus espacios desde esta perspectiva, no te preocupes, no estás sola.


Pensar tus espacios desde la intención puede resultar abrumadora, por eso es importante vivir el proceso acompañada de un profesional.


Una persona que comprenda y comparta tu visión; que te guíe, te motive, te permita explorar diferentes opciones, te ayude a tomar decisiones y te sostenga durante todo el proceso de diseño.


Un profesional que sea capaz de traducir tus metas y valores en un diseño trangible que enriquezca tu vida diaria.

¿Te gustaría tomar un café virtual sin costo para conocernos y hablar sobre tus espacios?


Me encantaría escuchar tu historia, entender tus sueños y descubrir cómo podemos trabajar juntos para hacer de tus espacios tu lugar especial.


Estoy aquí para guiarte en este viaje de forma simple y acompañarte a crear un hogar que refleje verdaderamente quién eres.


¿Empezamos?





22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram
casa_celeste_edited.png

Copyright 2021 © Nicole Sosenke

bottom of page