logo_primario_celeste_sin_fondo.png
  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram

¿Cómo utilizar tus vidrieras para alcanzar tus objetivos comerciales?

Actualizado: 5 abr

Muchas veces creemos que para que un escaparate funcione necesitamos invertir determinada cantidad de dinero y tiempo e incluso tenemos que estar súper capacitados o ser grandes artistas.


Solemos tomar de referencia a las grandes marcas que cuentan con equipos de trabajo y presupuesto específico para eso y terminamos creyendo que es algo inalcanzable para nuestra realidad.


Lo que ocurre es que son muchas las áreas del negocio y, generalmente, son pocas las personas con las que contamos para gestionarlas. Eso hace que a algunas tareas no les podamos poner el foco que nos gustaría y terminemos improvisando con lo que se nos ocurre en el momento.


En este artículo te explico el rol de la vidriera como parte de la estrategia comercial de tu empresa, te comparto herramientas para que puedas empezar a trabajar las vidrieras de tu negocio de acuerdo a tus objetivos comerciales y te enseño a medir su resultado.



El rol de una vidriera


Cuando hablamos de una vidriera generalmente nos referimos a una ventana que comunica un negocio con el exterior. Visto de esta manera, podemos decir que es un elemento de comunicación de una marca que tiene como objetivo: captar la atención del transeúnte, conseguir que ingrese al negocio y promover las ventas.


Su misión es: impactar, atraer y convencer.

En este sentido, una vidriera es un elemento más dentro de la comunicación visual de una marca, es decir, es una herramienta de marketing y, por eso, debe tener especial cuidado con el manejo de la identidad visual de la misma.


Sin embargo, si pensamos la vidriera dentro de un espacio arquitectónico y tenemos en cuenta que es una ventana que comunica un negocio con el exterior, podemos decir, a su vez, que forma parte de la tienda física y debe ser considerada dentro de la estrategia de visual merchandising.


El visual merchandising es la disciplina que se encarga de plasmar la estrategia comercial de un negocio en un espacio físico. No solo tiene especial cuidado en la exhibición para que sea atractiva para su público objetivo, sino que debe considerar las estrategias de producto, precio, distribución y comunicación del negocio.


Cuando entendemos todo lo que está detrás del diseño de una vidriera, podemos ver que su rol es estratégico para los resultados del negocio.

Cuando solo nos enfocamos en lo estético, improvisamos, resolvemos con lo que tenemos en el momento y no medimos los resultados que estamos logrando, lo que en realidad estamos haciendo es dejar al azar gran parte de los resultados de nuestra empresa.


Pensar tus vidrieras como parte de la estrategia comercial de tu negocio te ayudará a fidelizar tu marca, atraer nuevos clientes y generar mayores ingresos.



¿Por dónde empiezo?


Llegaste hasta acá y seguramente sean más las preguntas que las certezas. La idea no es abrumarte sino abrirte los ojos para que empieces a mirar tus vidrieras con otros ojos y las consideres dentro de tu estrategia comercial.


Por estrategia comercial no me refiero a un documento súper elaborado y detallado aprobado por el directorio donde estén resueltas todas las áreas que abarca el negocio. Basta con tener algunas ideas claras para poder empezar a trabajar.


Análisis previo


Lo primero es ser conscientes de nuestro punto de partida. Observar nuestras vidrieras y analizar cómo están al día de hoy.


¿Qué vamos a analizar?

  1. El horario de funcionamiento del local y su ubicación. No es lo mismo una tienda en un centro comercial cerrado que uno a la calle.

  2. Iluminación natural: Si el local está ubicado a la calle, seguramente la luz solar pueda interferir. Es importante visualizar el horario en que el sol pega en la vidriera y si el vidrio refleja mucha luz (a tal punto que no se ve lo que está exhibido).

  3. Iluminación artificial: Independientemente de la ubicación de la tienda, es importante complementar la iluminación de la vidriera con luz artificial. De esta forma podemos destacar algunos elementos logrando captar la atención de la mirada hacia donde queremos. Incorporar al menos un riel con spots direccionables es clave para mejorar este punto.

  4. Visualizá el espacio asignado para la vidriera. Es importante que se vea limpio y ordenado para no dar una impresión que no deseamos. En este sentido es importante pensar en la rutina de mantenimiento del escaparate (por ejemplo, rotación de mercadería).

  5. La cartelería es un elemento importante para cerrar la idea y terminar de comunicar con palabras lo que estamos comunicando visualmente. En este punto vas a reflexionar sobre el tipo de cartelería que utilizas regularmente, su estado actual y qué resultados has obtenido con cada uno.


Este análisis nos permite visualizar el estado actual de nuestras vidrieras y establecer una estrategia con acciones concretas acordes a nuestra realidad para mejorarlas y empezar a obtener nuevos resultados.


Por ejemplo, incorporar iluminación artificial, agregar un panel para enmarcar el espacio, colocar una lámina antireflejo o un toldo para evitar el reflejo por luz solar, entre otros.


Te invito a realizar un listado de todas las acciones, el tiempo que lleva realizar cada una de ellas y su prespuesto. Con esta información podes empezar a planificar la mejora de las vidrieras priorizando las tareas de acuerdo a tu urgencia y tu realidad.

Estudiantes de escaparatismo montando un escaparate.
Fuente: Pinterest

Estrategia comercial:


Como explicaba anteriormente, una estrategia comercial no tiene que ser algo complejo. Basta con definir algunos puntos claves para comenzar a planificarnos y organizanos entorno a ellos. A medida que vayamos avanzando vamos a poder ser más específicos con la estrategia.


Si tu negocio ya está en funcionamiento seguramente tengas claro quién es tu cliente, qué le gusta, qué está buscando, por qué elije comprar tus productos y qué precio está dispuesto a pagar por ellos.


Sin embargo puede ser que para este año te propongas metas más específicas como:

  • Incrementar las ventas de detarminados artículos.

  • Incorporar una nueva familia de productos.

  • Aumentar el ingreso de clientes a tu tienda.

  • Mejorar tu identidad visual para que tu público objetivo se sienta aún más identificado.

  • Crecer tu comunidad en redes sociales.

  • Captar un nuevo nicho de clientes.

  • Abrir una nueva tienda física.

  • Vender tu priper franquicia.


¿Cómo utilizamos la vidriera para alcanzar estos objetivos?


Una vez que definimos los objetivos, vamos a utilizar nuestras vidrieras para comunicar todo esto. Es fundamental planificar, pensar y crear nuestras vidrieras con el fin de cumplir estos objetivos.


De esta forma, la vidriera deja de ser un elemento pasivo para nuestro negocio y se vuelve un elemento activo con potencial para ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos.


Calendario:


El calendario es fundamental para trabajar las vidrieras. Me animo a decir que es el mejor amigo de cualquier escaparatista porque nos ayuda a ser realistas y a organizarnos para cumplir nuestros objetivos.


¿Qué tenés que tener en cuenta?


Empezar por lo general para, poco a poco, ir entrando en lo particular.

  1. Mes a mes definir acciones puntuales para cada uno teniendo en cuenta: liquidaciones, fechas especiales, lanzamiento de nuevas colecciones, acciones puntuales vinculadas con nuestro negocio o nuestros objetivos comerciales, entre otros.

  2. Visualiazar cada uno de los meses y definir la duración de cada acción puntual: ¿Cuándo comienza y termina la liquidación? ¿Cuándo es el lanzamiento de la nueva colección y hasta cuándo la comunicamos?. Tener claras estas fechas te permitirá comenzar a planificar el montaje y desarmado de las vidrieras.

  3. Ahora queda preguntarse: ¿Cuánto tiempo necesito para pensar el diseño del escaparate, producir su contenido y montarlo? Indicar cada una de estos puntos en el calendario.

  4. La última pregunta es, ¿qué pasa cuando no tengo ninguna acción puntual? ¿cuál es mi formato de escaparate base?

Calendario anual con acciones comerciales específicas para cada mes
Ejemplo básico de calendario anual

Este ejercicio te permitirá definir tu calendario te trabajo con respecto a tus vidrieras. No es algo definitivo ya que, como todo negocio, pueden surgir modificaciones en la estrategia que te lleven a tener que modificar tu calendario.


Mi recomendación es que visualices cada armado de vidriera como proyectos de trabajo y te organices de acuerdo a ellos más allá de la planificación anual. A medida que termines un proyecto vas a ir organizando el próximo y asi sucesivamente.


Presupuesto:


Desde mi experiencia lo mejor es tener claro el presupuesto con el que contamos. Es decir, no vale la pena hacer el ejercicio de diseñar la vidriera, cotizar todo para después darnos cuenta que no contamos con ese presupuesto. Todo lo contrario.


Tener claro con qué recursos contamos y comenzar a crear a partir de ellos es fundamental para trabajar las vidrieras de nuestro negocio.

Lo que podemos hacer es pensar qué resultados esperamos tener de cada acción comercial y, a partir de ellas, destinar un presupuesto para el armado de vidriera. Asi como definimos uno para publicidad en redes, por ejemplo, podemos definir otro para nuestros escaparates.


¿Cómo definimos el prespuesto?


Clasificá y definí los tipos de vidrieras que vas a estar trabajando en tu negocio, y, para cada una de ellas asigná un rango de presupuesto. Por ejemplo:

  • Escaparate base

  • Liquidación

  • Nueva colección

  • Novedades

Al principio puede ser que te cueste definir un número para cada tipo. Una forma de realizarlo es pensar el retorno económico esperado de la acción. Teniendo esto en cuenta, podes asignarle un porcentaje que te permita empezar a armar tu presupuesto anual para tus vidrieras.


Volviendo al calendario, podemos armar un presupuesto anual específico para las vidrieras e, incluso, ser conscientes de cuándo necesitamos el dinero disponible para poder accionar y alcanzar nuestros objetivos.


Planificación y montaje:


Con la clasificación anterior podemos simplificar nuestro trabajo. Es decir, al tener nuestros tipos de vidrieras definidos, podemos crear elementos que reutilizaremos una y otra vez cada vez que montemos ese tipo de escaparate.


Por ejemplo, las vidrieras de liquidación pueden ser siempre iguales y completamente diferentes a lo que hacemos regularmente. De esta forma nuestra identidad comienza a cobrar fuerza y el mensaje se lee con mayor claridad.


Escaparate de liquidación. Percheros sin mercadería con carteles que indican las rebajas.
Ejemplo escaparate de liquidación de H&M
Estandarizar las vidrieras se vuelve clave para la rutina diaria del escaparate.

Dejamos de improvisar, controlamos nuestro presupuesto, mejoramos nuestra identidad visual y logramos comenzar a medir los resultados de los mismos.


Volvemos a tomar el calendario y planificamos las tareas específicas para cada montaje. Este calendario es más específico, realizado de forma semanal y diaria, aclarando qué acciones se realizarán cada día. Ser bien específico es clave para no perdernos de ningún detalle y llegar a tiempo con los objetivos planteados.


¿Cómo saber si tu estrategia está funcionando?


Si tenés ganas de empezar a pensar tus vidrieras desde una mirada más estratégica es fundamental poder cuantificar, medir y analizar el resultado.


Cuando realizamos campañas publicitarias desde Instagram o a través de email mktg para saber si funcionó miramos las estadísticas. La diferencia es que estas plataformas digitales cuentan con sus propios indicadores y lo único que tenemos que hacer es empezar a analizar a partir de la información que nos dan.


Exiten indicadores que son propios del mundo de retail que permiten medir los resultados de la tienda pero para poder llegar a ellos necesitamos contar con herramientas que nos permitan obtener la información. Me refiero, por ejemplo, a la instalación de cámaras que permitan contar las personas que transitan por la acera, el tiempo que se quedan observando la vidriera en promedio o las que terminan ingresando a la tienda, entre otros.


Independientemente de esto, vos podes crear tus propios indicadores que te permitan ir midiendo tus acciones antes de invertir en nuevas tecnologías.


¿Cómo empezar a medir?


Lo primero es analizar qué información puedo obtener de la vidriera.

  • Campaña específica: seguramente hayas elegido determinado grupo de artículos que se enmarquen dentro del paraguas de la campaña. Incluso durante la misma puedes generar acciones específicas para interactuar con tu público (funciona mucho con redes sociales). Analiza el comportamiento de los productos elegidos y el resultado de las acciones específicas.

  • Productos destacados: para la vidriera se eligen determinados artículos ya sea para acelerar su venta o para lanzarlos al mercado. Analiza si destacarlo en la vidriera impacto en su movimiento o no.

  • Nuevo clientes: es importante recabar datos de clientes cada vez que realices una venta. Analiza cuántos nuevos clientes compraron. Incluso podes medir su género y rango de edad.

  • Fidelidad de clientes: asi como podes medir los nuevos clientes tambien podes medir los que vuelven.

  • ¿Qué compraron?: Puedes analizar si los clientes nuevos ingresaron por la vidriera tomando como base la compra de la menos un artículo exhibido en la misma.

Una vez que empieces a medir y a comparar los resultados vas a poder visualizar el impacto que tiene la vidriera en el resultado de tus objetivos.


A medida que puedas te recomiendo invertir en herramientas que te permitan automatizar la recabación de datos para simplificar y acelerar el análisis.


¿Qué te pareció este artículo?

¿Te gustaría que profundice más en este tema?


Dejame tu comentario.



 









49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram
casa_celeste_edited.png

Copyright 2021 © Nicole Sosenke